REBELIÓN EN LA GRANJA“ de George Orwell

LIBRO LEÍDO NÚMERO 10 EN 2021: “REBELIÓN EN LA GRANJA“ de George Orwell.

Segundo libro que leo de George Orwell, tras “1984” (uno de mis favoritos de todos los tiempos).
Este magnífico libro es una alegoría en contra del totalitarismo y la opresión. La narración nos recuerda cómo todos podemos ser corrompidos y cómo el autoritarismo perjudica la vida en sociedad.
La manipulación de información y el chantaje, dos de las mayores preocupaciones de Orwell, también aparecen.“REBELIÓN EN LA GRANJA“ de George Orwell Con un lenguaje fácil y accesible, lleno de humor, el libro procura la atención de todo tipo de lector; fue un éxito de ventas en la época de su publicación y en las ediciones posteriores. “Rebelión en la granja” continúa siendo una obra extremadamente vigente dado que trata de cuestiones que no pierden validez, como el juego del poder, la censura y la manipulación de las masas.

SINOPSIS

Estamos en la Granja Manor, Inglaterra. Hartos de los maltratos que les da el granjero Jones, todos los animales se unen en una violenta rebelión que excluye a todos los humanos: ha nacido la Granja Animal. Pero el entusiasmo se torna en decepción cuando los cerdos, con el dictatorial Napoleón a la cabeza, asuman el control de la revolución y, amparados por un fanatizado ejército de perros asesinos, instauren la tiranía y el terror en la naciente mini-república. Algunos animales comprenden, demasiado tarde, que sus porcinos líderes son tan o más despóticos que el borracho Jones…

Esta sátira de la Revolución rusa y el triunfo del estalinismo, escrita en 1945, se ha convertido por derechos propio en un hito de la cultura contemporánea y en uno de los libros más mordaces de todos los tiempos. Ante el auge de los animales de la Granja Animal, pronto detectamos las semillas de totalitarismo en una organización aparentemente ideal, y en nuestros líderes más carismáticos, la sombra de los opresores más crueles.

FRAGMENTOS

“El hombre es el único ser que consume sin producir. No da leche, no pone huevos, es demasiado débil para tirar del arado y su velocidad ni siquiera le permite atrapar conejos. Sin embargo, es dueño y señor de todos los animales. Los hace trabajar, les da el mínimo necesario para mantenerlos y lo demás se lo guarda para él. Nuestro trabajo labora la tierra, nuestro estiércol la abona y, sin embargo, no existe uno de nosotros que posea algo más que su pellejo. Vosotras, vacas, que estáis aquí, ¿cuántos miles de litros de leche habéis dado este último año? ¿Y qué se ha hecho con esa leche que debía servir para criar terneros robustos? Hasta la última gota ha ido a parar al paladar de nuestros enemigos. Y vosotras, gallinas, ¿cuántos huevos habéis puesto este año y cuántos pollitos han salido de esos huevos? Todo lo demás ha ido a parar al mercado para producir dinero para Jones y su gente.”